Ingenio para hacer buses

Ingenio para hacer buses

Taller Industrial Sanabria tiene historia fabricando carrocerías

Roberto Sanabria
Colaborador

Por décadas Costa Rica ha importado buses para distintos servicios. Pero nuestro país también ha sido cuna de varias fábricas y ensambladoras de carrocerías.

El Taller Industrial Sanabria (o Carrocerías Sanabria, como también se le conoce), de San Antonio de Desamparados, tiene una larga trayectoria en la construcción de unidades de transporte colectivo. Esta se ha traducido en la fabricación aproximada de 250 unidades y un sinnúmero de refaccionamientos de vehículos por accidentes, cambios de motor y mejoras de carrocería.

Esta historia se remonta a cerca del año 1950, cuando Raúl Sanabria Montoya colaboró con la construcción de la iglesia de Río Azul, en el cantón de La Unión. Luego de terminado este proyecto Sanabria se introdujo de lleno en la fabricación de carrocerías.

A los 18 años comenzó en el taller de la empresa de buses de barrio México, donde fabricaba unidades en madera, más conocidas como “Cazadoras”.

Luego pasó a trabajar con Juan Muñoz, quien fuera el propietario de autobuses de Moravia.

Chasis de camión

Don Raúl construyó varios autobuses con chasis para camión de marcas Chevrolet, Willys, Studebaker, Magirus Deutz y Fargo, entre otras. Unidades entre las cuales podemos mencionar El Tigre, Reina del Norte y Árabe.

Este último fue el que se utilizó el 15 de agosto de 1961 para trasladar al equipo de fútbol del Real Madrid en su encuentro contra el Deportivo Saprissa y en el que ganara el primero por 4 a 2.

Después de trabajar en barrio México y Moravia, Sanabria consiguió un contrato para ensamblar 24 unidades Seddon, que venían empacados en cajas. Durante la construcción tuvo a su mando cerca de 60 empleados.

Terminado ese contrato fundó el Taller Industrial Sanabria, donde se diseñaban, fabricaban y ensamblaban carrocerías para marcas como Ford y Mercedes Benzde los cuales los chasis eran traídos desde Guatemala.

La vida de Raúl Sanabria ha sido muy colorida ya que trabajó para empresas como Cyasa (Camiones y Autobuses S. A.), así como para una línea de buses que brindaba servicio entre Miami y Nueva York.

Hace varios años se le unieron sus hijos Emilio y Raúl, quienes obtuvieron títulos universitarios en administración de empresas e ingeniería respectivamente.

Hoy en día sus buses compiten en calidad con marcas como Marcopolo, Mauco, Busscar y Rosmo.

Sus productos arrancan con chasis de las marcas Spartan y Mercedes Benz impulsados por motores Cummins 210 ó 230, Mercedes Benz OF 1721 o Volvo TD 73.

La fabricación demora unos 75 días. Se empieza por escoger el chasis y motor; los frentes y partes traseras (que son hechas por ellos mismos en fibra de vidrio), partiendo de diseños de compañías brasileñas como Marcopolo o Caio. Luego se comienza a ensamblar la carrocería de acuerdo con el tipo de para servicio urbano o interurbano que vaya a desempeñar.

Lo siguiente es instalar el sistema eléctrico, así como las rampas para discapacitados y las ventanas. Por cierto, estas últimas están montadas en marcos que ellos mismos fabrican. Luego se pinta la unidad con los colores y diseño escogido por el futuro propietario y por último se instalan los asientos ya sean de butaca, los cuales son importados desde México o Brasil, o bien asientos para buses urbanos que son hechos en Puriscal.

Taller Industrial Sanabria da trabajo a unas 22 personas y este grupo familiar ya planea su futura expansión.

 

OSÉ ALBERTO SANDÍ PARA LA NACIÓN

Leave a Reply